© 2017 by UrPix. El Viajero Sin Maletas © 

Cómo visitar Israel, Jordania y Egipto por tierra: lo que nadie te cuenta

October 4, 2018

 

¡Sí, lo sabemos! intentar planificar un viaje por esta región puede resultar caótico. Nosotros después de varias trasnochadas buscando vuelos, rutas y precios justos nos levantamos una mañana con lo que parecía ser la agenda de viajes perfecta para emprender nuestra aventura hacia Israel, Jordania y Egipto. Sin embargo, encontramos tanta información contradictoria en internet (específicamente sobre Egipto) que terminamos subiéndonos al avión con más preguntas que respuestas. A continuación te contamos todo lo que sucedió y te damos algunas sugerencias que literalmente nos salvaron el viaje. ¡AY HABIBI!  

 

ISRAEL: 


Nuestra aventura comenzó por Israel. La razón por la cual decidimos entrar por este país es porque los vuelos desde cualquier punto de entrada directamente hacia Egipto resultan extremadamente costosos. Por consiguiente, al hacer nuestra búsqueda conseguimos un vuelo saliendo desde Polonia hasta Tel Aviv en $31 USD por persona, así que planificamos nuestra ruta partiendo desde ese punto de entrada.  

 

Te cuento que al llegar a Tel Aviv nos sorprendió una hermosa ciudad con gente amable, un puerto histórico encantador y mucha fiesta en cada esquina. Sin embargo, me bastaron unos pocos minutos allí para darme cuenta de que es un destino bastante caro (por ejemplo una copa de vino cuesta alrededor de €15). Así que solo decidimos quedarnos dos noches y continuar nuestro camino. Al salir de Tel Aviv tomamos un bus de 1 hora desde la estación principal hacia Jerusalén para conocer su historia. Debo mencionar que este lugar está lleno de misticismo y nos encantó desde que llegamos (entendemos que es una parada obligatoria si visitas Israel).  

 

De igual forma, recomiendo visitar el Austrian Hospice para que tengas las mejores vistas de la ciudad y logres apreciar esa mezcla de culturas ante tus ojos (para nosotros fue una gran experiencia ver como el Cristianismo convive junto al Islam y el Judaísmo). 

 

Después de pasar varios días en Jerusalén tomamos un bus hasta Eilat por aproximadamente $20 USD. Este fue un lugar clave para visitar y cruzar frontera terrestre con los países que deseábamos conocer: Jordania y Egipto. Para ser sinceros, no esperábamos que esta ciudad costera frente al Mar Rojo estuviese tan bonita ¡esto fue un gran bono para nosotros! Al llegar quedamos impresionados con sus playas, tenían festivales de comida y un ambiente nocturno de primera (tanto así que estamos pensando regresar el próximo año para el jangueo). En Eilat pasamos una noche mientras nos preparábamos para cruzar la frontera con Jordania al día siguiente. 

Cuando llegó la hora de partir hacia Jordania lo único que tuvimos que hacer fue tomar un taxi desde nuestro hotel hasta la frontera (que tomó 10 minutos y costó alrededor de $6 USD) y luego caminamos hasta la otra frontera.

Debo señalar que a la entrada de Israel no te ponchan el pasaporte, sino que te dan una tarjeta de identificación la cual debes tener contigo en todo momento para registrarte en hoteles y pasar por control de seguridad.  

Una vez comenzamos a caminar hacia la frontera de Jordania, el panorama cambió por completo, pues los jardines que adornaban la frontera de Israel desaparecieron y la cultura hizo un cambio 360 grados frente a mis ojos (todo esto ocurrió en menos de 5 minutos). La realidad es que llegamos a pensar que cruzar sería toda una odisea pero fue sumamente sencillo. La única situación que tuvimos fue con nuestro dron, el cual dejamos guardado en la frontera porque no se permitía su uso dentro del país (situación que habíamos leído ocurriría solo en Egipto). Volviendo al tema de nuestra entrada a Jordania te cuento que nos poncharon el pasaporte super rápido y no tuvimos que pagar ningún tipo de visa. ¡Ay Jordania, ya me empezabas a gustar!  

 

JORDANIA:

 

Ten en cuenta que una vez llegues al borde de Jordania lo primero que te vas a encontrar es una estación de taxis y muchos choferes que te hostigarán hasta la saciedad para llevarte a Petra ¡Pero ojo, los precios son bien altos! Así que si vas solo o con pocas personas te recomiendo tomar un taxi hacia el centro de Aqaba (que por la corta distancia cuesta alrededor de $14 USD) y una vez en en la estación de autobùs de Aqaba puedes tomar un bus hacia Petra por $7 USD. Pero ten en cuenta que tendras que esperar un buen rato hasta que se llene, ¡así que ármate de paciencia!  

 

Después de varias horas nos acercamos a Petra y todo el panorama fue cambiando. Yo no podía dejar de pensar en lo afortunado que era al poder estar allí. Petra es ese lugar repleto de imperfecciones, pero mágico y distinto. Ese lugar donde puedes respirar colores y sensaciones mientras intentas apaciguar sin éxito todas las emociones que invaden tu cuerpo. Petra es... ¡sorry me fui en un viaje! voy a concentrarme para hablarte sobre unos aspectos que debes saber sobre este lugar, ¡así que toma nota! Primero, al llegar a Petra es importante alojarte cerca de la entrada principal para así evitar pagar tanto transporte. También, es esencial  que coordines tu viaje para estar allí un lunes, miércoles o jueves de cada semana (estos son los días en los que se ofrece el Petra Night Show).  

 

Ahora te preguntarás, ¿valdrá la pena hacer ajustes en el calendario para coincidir con Petra by Night? ¡mi respuesta es sí, sí y mil veces sí! Nosotros llegamos las 6:30 pm para ser de los primeros en entrar, pero para nuestra sorpresa ya había muchísima gente esperando. Así que cuando abrieron esas puertas ¡patitas pa' que las quiero!, ¡recuerdo que sentí tanta emoción mientras caminaba por los pasillos rocosos! Todo el suelo estaba iluminado tenuemente por las miles de velas que alumbraban El Tesoro, ¡esta es una experiencia que tienes que vivir! Al día siguiente es importante levantarte temprano para entrar a Petra (yo diría que de día es más impresionante aún). 

La entrada cuesta alrededor de $50 JD por un día o $55 JD por dos ($70 y $77 USD). En nuestro caso con un día fue suficiente (combinado con Petra by Night). Pero si lo tuyo no es madrugar entonces te conviene tomar dos visitas.

 

Ahora quiero hablarte sobre un aspecto importante de Jordania: el pushing de la gente. Desde que llegas todo el mundo te quiere vender o "ayudar" con algo. Es simplemente el hustle and bustle árabe al que ya estamos acostumbrados, así que procura seguir tu camino y respira profundo para no enfadarte ¡TÚ PUEDES HABIBI! Cuando llegues a la famosa entrada ten en cuenta que para poder ver la vista de El tesoro tienes 2 opciones: dar una caminata alrededor de dos horas ida y vuelta hacia el pico más alto o le pagas a uno de los muchachos en la entrada para que te lleve por un tramo más directo que solo toma 10 minutos (no olvides que te van a estar insistiendo y persiguiendo desde tu llegada). En el caso de que te interese comprar algo, recuerda negociar y no aceptar el primer precio.  

Luego de pasar unos días maravillosos en Petra teníamos dos opciones: subir al Mar Muerto por $80 USD en taxi o ir al desierto de Wadi Rum por algunos $60 USD.En cuanto a la primera opción desistimos, ya que la transportación era muy cara para tan poca distancia. Por consiguiente, decidimos dejarlo para visitarlo desde el lado de Israel donde con un bus se llegaba por $10 USD (cuento largo corto nunca llegamos a visitarlo ya que el regreso fue un poco apurado). Con respecto a la segunda opción, no me llamó mucho la atención ya que en el pasado había pernoctado en un desierto (además eso de estar sin agua y con velas no me trae buenos recuerdos).  

 

Por consiguiente decidimos volver a Israel, pues de todas las opciones que habíamos contemplado esta era la manera más fácil de cruzar hasta Egipto. Además, había escuchado sobre los muchos problemas que enfrentaron otros viajeros cruzando el ferry desde Aqaba (razón por la cual también descartamos esa opción). Así que la mañana siguiente nos dirigimos temprano hasta la frontera. Una vez allí el proceso para recoger el dron tardó solo 5 minutos. Luego pasamos a pagar la tarifa de salida que costó alrededor de $20 USD y salimos en taxi rumbo a Israel ¡qué bien se sentía estar de vuelta en Eilat! Así fue como pasamos otra noche estupenda mientras nos preparábamos para nuestra aventura en Egipto. 

 

EGIPTO:

 

¡Por fin se acercaba la hora de cumplir nuestro sueño! Con muchas energías salimos temprano en la mañana hacia la frontera. Afortunadamente no tuvimos ningún problema con el dron (contrario a lo que habíamos leído si entrabas por aire).

Cuando llegues a Egipto, es bien importante notificarle  a inmigración que deseas visitar El Cairo, de lo contrario te darán una Visa para el Sinaí la cual no te dará acceso a Cairo ni a Luxor (después será todo un lío obtenerla). Nosotros no aclaramos que deseábamos visitar Cairo y pasamos muchos dolores de cabeza en el proceso. Pues tuvimos que volver a control de pasaporte para que nos consiguieran un agente de viajes al cual le tuvimos que pagar $50 USD para que fuera el responsable de que estuviésemos en Cairo sin una agencia de viajes. Finalmente tuvimos que pagar una tarifa de $25 USD por la visa egipcia la cual nos dio acceso a todo el país.

Al cruzar verás como cambia nuevamente el clima y la gente se vuelve un tanto hostil, lo primero con lo que te toparás al llegar será con una mafia de taxistas que te van a cobrar $50 USD por persona para ir a cualquier lugar. 

Mi recomendación es evitarlos y seguir caminando, pues a menos de 10 minutos hay una estación de bus que te lleva a Dahab o Sharm el-Sheikh por alrededor de $5 USD. El camino hasta Sharm el-Sheikh es de 3 horas, pero casi se duplica con la cantidad de controles de seguridad en todo el trayecto. Pero este es el precio que se paga por entrar a un país que está atravesando por una situación tensa. Aunque debo mencionar que nunca (bajo ninguna circunstancia) me sentí en peligro.
 

SHARM EL-SHEIKH:

Cansados del largo camino que habíamos recorrido decidimos dormir unas noches en un hotel frente al Mar Rojo del Sharm el- Sheikh ¡wow! ¡sí que valió la pena! El lugar era justo lo que necesitábamos después de tanto ajetreo entre buses y taxis. Aquí estuvimos dos noches descansando, gastando las horas en traje de baño y andado descalzos por ese pedazo de cielo. Durante esas dos noches salimos a comer a Fares Seafood, un restaurante de mariscos y pescados que nos dejó deseando más. Está parada fue la mejor decisión que tomamos, ya que los días caóticos en Cairo y Luxor estaban por comenzar. Ahora te cuento que para salir del Sinaí tienes varias opciones: tomar un bus hasta El Cairo (el cual no recomiendo por lo largo del trayecto) o tomar un vuelo corto de 55 minutos hasta El Cairo (nosotros optamos por esta última).

El CAIRO: 


Desde que llegamos fue justo lo que esperábamos, caos, claxones (bocinas como se le conocen en mi país) polvo basura, edificios viejos... De primera intención me acordó mucho a nuestro viaje a la India, pero en cuanto nos acercamos al área de Giza y vimos esos tres picos imponentes evidentemente nos dimos cuenta que estábamos en Egipto. ¡Lo que sentí al ver esto no lo puedo explicar con palabras! Lo único que supe en ese preciso instante era que estaba dispuesto a dejar mis comodidades modernas por estar allí.

 

Al llegar, nos alojamos en el hotel Great Pyramid Inn, el mismo estaba situado frente a las pirámides por $40 la noche (chequea nuestras historias destacadas de Egipto en Instagram , la cercanía del hotel era ridículamente perfecta).

 

Aquí te dejamos un link con $15 de descuento para cuando utilices booking. Esta es nuestra herramienta favorita de reservar hoteles, ya que no tienes que pagar nada hasta tu estadía. 

 

https://booking.com/s/81_6/elvin663  

 

Al día siguiente salimos a visitar las pirámides. Si planificas visitar Egipto ten en cuenta que todo tiene dos precios: uno para los turistas y otro para los egipcios. Para entrar a las pirámides nosotros pagamos el fee de entrada (nuevamente evitamos los miles de vendedores ambulantes y dueños de camellos que te quieren obligar a dar el recorrido). De igual forma aquí todo cuesta, así que ver el interior de una tumba o sacar fotos en ciertas áreas solo es permitido si pagas por ello (prepárate pa los ad-ons).

 

Al segundo día visitamos el Museo Egipcio de El Cairo, el cual se desborda literalmente con tantas reliquias (tanto así que tienen dos millones de piezas almacenadas en lo que se construye el Gran Museo Egipcio de Giza). Así que aquí pasamos varias horas viendo tumbas y artefactos (quedamos impresionados con la tumba de Tutankamón, famosa por ser la única encontrada con todos sus tesoros intactos). Una vez salimos del museo coordinamos el tren para salir al día siguiente hacia el sur de Egipto.

 

Para esto puedes optar por tomar el tren diurno o el tren nocturno (ya sea rumbo a Luxor o Aswan). Nosotros decidimos irnos rumbo a Aswan en el nocturno porque encontramos una opción en la cual podíamos dormir en una cabina por 12 horas con desayuno y cena incluidos (pagamos solo $80 USD). ¡Dormir dentro de una habitación en un tren era otra de las cosas que añoraba experimentar! 

 

 

ASWAN:

Al llegar hasta Aswan nos topamos con un ambiente igual de caótico que El Cairo, pero si lo que quieres es tranquilidad, comodidad y comida europea puedes optar por quedarte en uno de los mejores hoteles que he visitado, Old Catarat (justo frente al río Nilo). ¡Este lugar es un escape perfecto, me hizo sentir como un explorador dentro de un libro de historia! Estar en Egipto me causaba mucha intriga, como si mi misión fuera descubrir tumbas y momias durante el día, pero en la noche me sentía lo suficientemente civilizado como para disfrutar de un rico Gin & Tonic y comer una buena cena para continuar con mi misión al día siguiente (disculpen la descripción pero es un cuento que me imaginé mientras estuve allí). 

 

La mañana siguiente salimos a explorar Abu Simbel, una estructura que nos dejó con la boca abierta y la mente volando. Para hacer esta visita es importante partir extremadamente temprano (4 am desde tu hotel, ya que hace frontera con Sudán) pues cierran la autopista hacia la frontera desde las 6pm para evitar problemas. El camino para llegar toma 5 horas, así que tendrás un día cargado entre transporte y las horas que pases caminando y tomando fotos en Abu Simbel. Para hacer esta ruta recomiendo altamente un taxi privado, pues no somos fanáticos de los tours y mucho menos de compartir un bus con 50 personas. ¿Qué prefieres tú?  

 

LUXOR:


En mi opinión Luxor es la mejor área de todo Egipto. Un lugar lleno de templos y mucha historia. Pero para continuar viviéndome el cuento de explorador déjame contarte la manera en la cual decidimos movernos por esta zona. Para empezar, dedicamos la última noche en Aswan a buscar ofertas de bote y para nuestra sorpresa conseguimos uno de 4 días rumbo a Luxor por $250 USD (con comida y bebida). Para nosotros fue un gran deal ya que en Giza nos querían cobrar $750 USD por persona.

 

Así que logré cumplir con otro sueño: ver la puesta del sol mientras navegaba por El Nilo. ¡La decisión de tomar el bote cuesta cada centavo y las vistas están increíbles! De esta forma estuvimos 4 días evitando el caos directo que se experimenta cuando te quedas en el centro de cada una de estas ciudades. 

Al llegar a una de nuestras paradas nos bajamos del bote y tomamos un taxi privado hacia el Templo de Luxor. Este templo queda justo en el centro de la ciudad, y tal vez no impresiona tanto desde afuera, pero una vez cruzas ese portón te quedas sin aliento, pues ver las estatuas gigantes de Ramsés II es sumamente impresionante.

 

Al otro día debes prepararte para visitar en taxi los innumerables templos y tumbas del West Bank. No olvides el bloqueador solar y las botellas de agua (especialmente si vas en verano). 

SALIDA DE EGIPTO: 

Al terminar tu recorrido por Egipto puedes regresar a Cairo en tren o Bus y de ahí tomar un vuelo para salir del país. En nuestro caso, decidimos tomar un corto vuelo desde un pueblo costero llamado Hurgada (desde allí el vuelo a Sharm el-Sheikh salió en $34 USD) y en solo media hora habíamos llegado a Sharm el-Sheikh (evitando así el largo viaje hasta El Cairo y los altos costos). 

Una vez aterrizamos decidimos quedarnos una noche adicional con 2 excusas: primero volver a comer los ricos mariscos del Fares Seafood y segundo tomar un bus que nos llevaba a la frontera de Taba para entrar nuevamente a Israel. El camino obviamente fue igual de largo, pero vale la pena si te montas en el lado derecho del bus y te concentras en las vistas de todo el Mar Rojo. También, puedes elegir la opción de dormir en Dahab, un lugar que quiero volver a visitar para ver el famoso "Blue Hole." 

Por último, debo mencionar que el proceso para salir de Egipto también resultó ser muy sencillo. Lo único que tienes que hacer es pagar el fee de salida y ¡bienvenido nuevamente a casa! ¡Bueno, así se siente Israel para nosotros! Además, una vez allí, puedes volar de regreso a Europa por muy poco dinero (¡WIN!).

 

De igual modo quiero enfatizar que cuando viajes a Jordania y Egipto seas muy cuidadoso con los lugares donde comes. Nosotros nunca nos enfermamos durante el recorrido. Pero todos los días procurábamos comer en buenos hoteles o restaurantes con flujo de gente. Tal vez esto conlleve gastar más dinero, pero a veces lo barato sale caro ¡Así que se juicioso y disfruta la experiencia! 

 

Si te ha gustado nuestro artículo compártelo con otros viajeros. 


¿Tienes algún comentario? ¡Los leemos!
¡Un abrazo! ¡Shalom! ¡Shukran!

 

 

 

Nota: Algunas fotos fueron suministradas por Pixabay.com 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Cómo visitar Israel, Jordania y Egipto por tierra: lo que nadie te cuenta

October 4, 2018

1/6
Please reload

Recent Posts